bolívarIASB

¿Moneda funcional el bolívar soberano o el “petro”?

En días pasados se conoció que nuestro país, tendrá dos unidades contables “Bolívar Soberano VES y el Petro PTR”, éste último será la unidad contable que se deberá registrar y presentar los informes financieros de la estatal petrolera PDVSA y será de carácter obligatoria para dicha empresa, no obstante días después de este anuncio la SUDEBAN realizó un comunicado a toda la banca pública y privada, estipulando que deben reflejar en los estados de cuenta de los ahorristas la unidad contable el “petro”, es decir veremos que nuestro saldo bancario estará bajo dos denominaciones el bolívar soberano y el “petro”.

En este sentido debemos aclarar dudas planteadas por algunos de nuestros colegas, en relación ¿Si a partir de ahora la moneda funcional de Venezuela será el “petro”?, para aclarar esta duda debemos comenzar por varios puntos importantes que detallamos a continuación:

Moneda de curso legal y Criptomonedas

En Venezuela la moneda de curso legal es el bolívar, de esta forma lo estipula el artículo 318 de nuestra constitución citamos: “La unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el bolívar. En caso de que se instituya una moneda común en el marco de la integración latinoamericana y caribeña, podrá adoptarse la moneda que sea objeto de un tratado que suscriba la República.”

En este sentido una criptomoneda o criptoactivo, es una moneda digital de intercambio que no está bajo ninguna jurisdicción legal, lo cual es muy atractiva para los estafadores de oficio y aquellos que procuran legitimar capitales procedentes del lavado de dinero etc. En este contexto observamos que el primer país en prohibir explícitamente el uso de estas criptomonedas en Latinoamérica fue Bolivia, a mediados del año 2014, tras conocerse de la quiebra en Japón de la compañía Bitcoins Mt. Gox, la cual perjudico a más de un millón de personas.

En los últimos meses el uso de las criptomonedas ha venido perdiendo importancia en algunos países, otros aún siguen apostando a éste sistema, que a todas luces se ha convertido en un nicho de fraudes en diversos países, sabemos que no todas las empresas que se dedican al minado y posterior venta de criptoactivos cometen delitos de fraudes, pero existe un gran número que si utilizan este canal para perjudicar y estafar a los menos experimentados en dichas tecnologías.

De todos modos el valor asignado a una criptomoneda se basa en la confianza depositada de aquellos que realizan transacciones con cualquiera de las criptomonedas que actualmente hacen vida en el mundo.

Ahora el ejecutivo nacional emitió una criptomoneda llamada el “PETRO”, la cual está sustentada por la reservas probadas y certificadas de petróleo y recursos minerales de la república, estos yacimientos no pueden ser garantías para una criptomoneda, si leemos el artículo 12 de nuestra constitución, citamos “Los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles. Las costas marinas son bienes del dominio público.”

Las palabras claves para entender este artículo son “inalienables e imprescriptibles”, veamos la palabra inalienable: este término hace referencia a lo que no se puede enajenar válidamente, es decir los yacimientos mineros y de hidrocarburos de la república, se excluyen del comercio, porque tal indicación hace referencia, que no se pueden vender.

Imprescriptible: para poder entender lo que significa este término, se considera necesario entender lo que significa la prescripción. Por prescripción en derecho se entiende a la figura jurídica mediante la cual el transcurso del tiempo produce el efecto de consolidar las situaciones de hecho, permitiendo la extinción de los derechos o la adquisición de las cosas ajenas, como se observa la prescripción ocurre con el paso del tiempo y sobre circunstancias que ya han estado ocurriendo de facto, pero que todavía no se han consolidado jurídicamente.

Ahora bien, una vez entendido el significado de prescripción podemos decir que imprescriptible significa que este  derecho no caduca cuando pase el tiempo, ya que el autor (la nación venezolana), va a seguir ostentándose como tal indefinidamente.

Debemos precisar que no se puede confundir el término explotar y vender los recursos minerales y petrolíferos, con el término de vender o colocar parte del territorio nacional y sus recursos como garantía de una X criptomoneda, éste último es propiedad de la nación y sus ciudadanos, no de particulares y el estado venezolano (gobierno), es el administrador de ese recurso natural, por ende no puede tomar decisiones sin consultar al ciudadano (cuando hablamos de decisiones de gran trascendencia nacional), más si la propia constitución lo prohíbe.

En este sentido una moneda virtual, no es algo físico en papel o unidad monetaria, por ende para que pueda existir debe tener lo que a principio comentamos en este artículo (CONFIANZA), esta confianza la debe tener la persona que va a adquirir y operar de forma descentralizada, por ende los gobiernos no deben intervenir en la conformación y desarrollo de una criptomoneda, más si ese gobierno no goza de suficiente credibilidad en la opinión pública nacional e internacional.

Por último en esta parte, el “PETRO”, es una moneda inexistente porque no existe mercado activo que ofrezca de forma libre y dinámica dicha moneda virtual, es muy poco probable poder colocar en un mercado de criptomoneda el “PETRO”, y si se logra posiblemente su valor sea transado en un porcentaje menor al adquirido, a causa de lo que hemos dicho al inicio de éste articulo la falta de CONFIANZA, hace algunos meses se informó que existían 34 países que aceptarían la moneda virtual el “PETRO”, pero nunca se ha podido confirmar y quedo en la simple intención.

Moneda funcional bajo NIIF

Bajo norma internacional la definición de moneda funcional, la podemos observar en la sección 30 de las NIIF para PYMES, específicamente desde los párrafos 30.2 al 30.5, que en resumen señala lo siguiente: La moneda funcional de una entidad es la moneda del entorno económico principal en el que opera dicha entidad, este entorno normalmente es aquél en el que ésta genera y emplea el efectivo. Por lo tanto, los factores más importantes que una entidad considera al determinar su moneda funcional son los siguientes: a) que la moneda influya fundamentalmente en los precios de venta de los bienes y servicios, b) la moneda que influya fundamentalmente en los costos de la mano de obra, de los materiales y otros costos de proporcionar bienes o suministrar los servicios.

Con la lectura de esta sección de las NIIF para PYMES, podemos inferir que en la actualidad los bienes y servicios lo cancelamos en bolívares soberanos, aunque los mismos tengan un enorme impacto del dólar, nuestra moneda funcional es el bolívar, por ende creemos que sería inapropiado mostrar saldos en “PETROS”, ya que dicha moneda virtual no es funcional, por ende exigir a las empresas o instituciones bancarias mostrar saldos en “PETROS” en sus informes financieros, es y sería un error grave, puesto que nadie maneja dicha moneda ni se realizan transacciones de los bienes y servicios de forma máxima.

Reflexiones finales

Creemos que con este artículo hemos dado respuesta a la interrogante planteada por muchos colegas (¿A partir de ahora la moneda funcional de Venezuela será el “petro”?) que han tenido la gentileza de consultarnos, siempre debemos recordar que nos basamos en principios éticos y fundamentados en nuestros estudios en la materia, tanto en norma internacional y en la tecnología, pero siempre debemos decirlo y reafirmarlo, las opiniones expresadas en nuestros artículos son nuestro criterio, tratamos de ser lo más ecuánimes posibles para que nuestros lectores puedan en base a lo leído, tomar sus propias decisiones y formar sus propias opiniones, que pueden o no estar de acuerdo con nuestro punto de vista, respetamos el criterio y las opiniones de todos nuestros colega y amigos, creemos que a pesar de las diferencias se pueden tener puntos de encuentro y debates de altura y con mucho profesionalismo, no creemos en los insultos como medio de manifestar nuestras ideas, y mucho menos si nos hacemos llamar “profesionales”, si hemos estudiado en la universidad o seguimos estudiando, es para ser mejores personas, no para creernos mejores o más inteligentes, no debemos superar a nadie, sólo a nosotros mismos y siempre debemos repetirnos una y otra vez, (sólo sé, que no sé nada), saludos 

 Licenciados. Jonathan VargasXavier Vargas, Carlos Polanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.