Cursos online: Los mejores cursos  de Venezuela
La hiperinflación es un fenómeno que debe ser reconocido bajo NIIF

En los últimos días hemos observado una cierta ligereza, al momento de responder a uno de las interrogantes claves en materia financiera, se trata del reconocimiento de la inflación bajo norma internacional, se ha hablado mucho en relación a la posibilidad o no de su reconocimiento en Venezuela, por esto hemos preparado este articulo con la intención de aclarar algunas dudas.

¿Se puede o no reconocer la inflación en Venezuela?

Recordemos que la reexpresión de los estados financieros, de acuerdo con lo establecido en la norma internacional muy específicamente en la sección 31 de las NIIF para PYMES párrafo 31.4, nos dice que las economías que sufren los embates de los efectos de la hiperinflación, deben reconocer estos efectos en sus estados financieros, para ello requerimos tener a disposición de un índice general de precios que refleje los cambios reales en el poder adquisitivo general, en la mayoría de las economías existe dicho índice general de precios reconocidos, que son normalmente elaborados por el gobierno, que las entidades seguirán. Obviamente en el caso venezolano el gobierno ha dejado de elaborar y publicar dichos índices, impidiendo con esta medida la posibilidad de reconocer los efectos de inflación en materia fiscal, lo que anteriormente llamábamos “Ajuste inicial y Regular” por inflación.

Pero esto es en materia fiscal que naturalmente ninguna entidad puede realizar los respectivos ajustes por efectos de inflación y mucho menos aprovechar dicho efecto en la determinación de la renta fiscal, aunque sabemos que esta medida de “No publicar los INPC”, es violatoria del marco jurídico, mientras no se publiquen dichos índices no podemos reconocer ni ajustar los activos no monetarios y el patrimonio, tal cual se realizaba en la ya conocida “Sección D”, de la planilla de declaración de ISLR.

Pero en materia financiera la cosa cambia, puesto que bajo norma internacional en una economía hiperinflacionaria, los valores históricos de los estados financieros solo sirven para comprobar el origen de las partidas, ya que como lo hemos dicho en reiteradas ocasiones, los estados financieros a valores nominales no muestran la imagen fiel de las operaciones reales de cualquier entidad, ni se pueden considerar como razonables, aquí nace la interrogante: entonces ¿Cómo reconocemos la hiperinflación sin los INPC emitidos por el BCV?.

La respuesta es simple pero que muchos ignoran, la misma se encuentra en la sección 2 de las NIIF PYMES, en su párrafo 2.8, que claramente nos estipula que bajo norma internacional la esencia siempre estará por encima de la forma, esto lo que nos indica que los sucesos y condiciones deben contabilizarse y presentarse de acuerdo con su esencia y no solamente en consideración a su forma legal, esto mejora la fiabilidad de los estados financieros.

En palabras cristianas, en una economía hiperinflacionaria como la nuestra, debemos siempre reconocer estos efectos, para que los estados financieros sean razonables y muestren una imagen fiel de la situación real de la entidad, y obviamente poder cumplir con todos los requerimientos de la norma internacional, por ende a no existir los INPC emitidos por el banco central, debemos tomar como cierto aquellos INPC que mediante ficha técnica y metodología estadística, podamos verificar su razonabilidad y veracidad (que reflejen la realidad de los índices de precios y niveles de inflación), existen varias empresas que se dedican a realizar estos estudios y publican sus fichas técnicas para su comprobación y son estudios verídicos, donde podemos tomar las bases para determinar nuestros INPC y reconocer los efectos por inflación en las entidades, mostrando así que los estados financieros son razonables y cumplen con todos los requerimientos estipulados en la norma internacional.

Lo que no podemos hacer bajo norma internacional

En economías hiperinflacionarias nunca podemos obviar el reconocimiento de los efectos de una hiperinflación grave, nuestro país actualmente atraviesa esta situación, por ende presentar los estados financieros a valores históricos y decir que los mismos son razonables, sería un error grave es más seria un delito, puesto que estamos influyendo en la toma de decisiones por parte de los usuarios de estos estados financieros, quienes en base a nuestro análisis tomarán decisiones erradas que sin duda alguna conducirán a graves consecuencias.

El mejor ejemplo es lo que actualmente realiza el Servicio Nacional de Contrataciones (SNC), exigiendo desde hace ya algunos meses, que los estados financieros sean cargados a la base de datos de dicha institución a valores históricos, obviamente el propio organismo está cayendo en un error grave, puesto que están permitiendo que empresas totalmente descapitalizadas sin ningún sustento financiero real puedan realizar obras públicas, ya que el SNC y los entes contratantes solo están tomando en cuenta las bases históricas que como ya sabemos no son confiables.

Por experiencia sabemos que la mayoría de las empresas venezolanas, al momento de reconocer los efectos reales de la hiperinflación, se descapitalizan o pierden casi el 90% de su capacidad financiera real, además de esto lamentablemente las empresas en nuestro país no cumplen con la hipótesis de negocio en marcha, aunque estén trabajando o produciendo, puesto que las mismas no pueden asegurar que continuará su actividad dentro del futuro previsible, por lo tanto se supone que la entidad no tiene la intención ni la necesitad de liquidar o recortar de forma importante la escala de sus operaciones; si tal intención o necesidad existiera, los estados financieros pueden tener que prepararse sobre una base diferente, en cuyo caso dicha base debería revelarse.

En Venezuela dudo mucho que los pocos empresarios que seguimos peleando por mantenernos de pie y produciendo, tengamos la intención de liquidar, lo que no puedo asegurar que no exista la necesidad lamentable de liquidar o recortar de forma importante la escala de nuestras operaciones, esto ya ha sucedido en estos últimos años, no solo para las empresas privadas, sino también para las entidades públicas y lo hemos podido observar, como cada día se pierde calidad en los servicios públicos en su gran mayoría están bajo control de empresas con participación accionaria mixta o 100% del estado. 

En resumen debemos reconocer en los estados financieros los efectos de la hiperinflación grave que nos afecta como país, no podemos pretender seguir presentando información histórica y llamarla razonable, el peor error que podemos cometer como profesionales es creer que algo no existe porque no lo revelamos en los estados financieros, pero indudablemente cuando vamos al mercado a comprar nuestros productos, gastamos mucho más de lo que cualquier empresa tiene de patrimonio a valores históricos, esto es lo que llamo auto engaño, saludos cordiales.

Antes de finalizar invitamos cordialmente a todos nuestros lectores a unirse a nuestro grupo en Facebook donde podrán ver mucha más información de interés únete aquí

Si estas interesado(a) en algunos de nuestros cursos de inicio próximo puedes ver más información aquí abajo  

Autores Licenciados: Jonathan Vargas, Xavier Vargas y Carlos Polanco

RSS
Follow by Email19k
Facebook
Facebook
YouTube4k
YouTube
Instagram1k
error: Contenido protegido