En la actualidad el gremio de contadores públicos está sufriendo las inclemencias de la hiperinflación grave que afecta nuestro país, actualmente es casi imposible determinar y medir de forma fiable nuestros costos y por ende se nos imposibilita estipular un precio razonable a nuestros honorarios, que nos permita cubrir nuestras aspiraciones como profesionales.

La volatilidad de nuestros costos

Cada vez que salimos a la calle a comprar los suministros justos y necesarios para poder ejercer nuestra profesión, nos encontramos con un incremento de más del 100% del costo de dichos suministros, en un lapso menor de una semana todos los precios han cambiado de forma dramática, que desajustan el presupuesto y nuestra estructura de costos, la cual le hemos dedicado tiempo y esfuerzo en realizar, hoy pude observar el precio de una resma de papel por Bs. 1.800.000,00, pero la semana pasada esta misma resma oscilaba entre Bs. 1.400.000,00 y Bs. 1.500.000,00, en el mismo establecimiento, pudiendo constatar un incremento del 20%, la diferencia entre días de la semana pasada a esta apenas es de 4, lo más grave, el que me atendió en la papelería me informo que ahora esta semana ajustaría el precio ya que según lo dicho por él, sus proveedores incrementaron en un 70% más los precios de los artículos de papelería.

Esta volatilidad en nuestros costos está haciendo que muchos colegas tengan la imperiosa necesidad de sustituir el papel por el correo electrónico, cosa que no veo del todo mal, pero recordemos que existen cosas que es mejor entregarlas en papel, otros como en mi caso decidimos utilizar hojas de reciclaje para imprimir algún requerimiento de nuestros clientes, haciendo la acotación de que dichos documentos no representan ninguna actuación legal, solo es documentación administrativa y control interno entre nuestros clientes y nuestra firma.

Si englobamos los costos de la impresora y del software contable etc., más lo de alquiler de oficina y el costo de nómina, “nunca me ha gustado denominar la nómina como un costo, puesto que en mi criterio mi personal es una inversión”, y todos los demás costos directos e indirectamente atribuidos a nuestro desempeño profesional, llegaremos a la conclusión de que actualmente procesar una contabilidad debería estar por encima de los Bs. 7.000.000,00, para poder decir que nuestro esfuerzo ha tenido sus frutos, por el contrario estaremos sobreviviendo a la tempestad, actualmente estamos en eso “sobreviviendo”.

Actualización periódica del instrumento referencial de honorarios por parte de la FCCPV

En estos dos meses he observado un interés de parte de la FCCPV en mantener actualizado este instrumento que sirve de referencia para muchos colegas, esta iniciativa la aplaudo y sé que se está haciendo esfuerzos a veces sobrehumanos para mantener estos honorarios actualizados, pero lamentablemente este instrumento de la FCCPV se ha quedado corto ante la hiperinflación que vivimos, en honor a la verdad cualquier estimación, ponderación o cálculo matemático estadístico, es y será inútil en esta situación que vivimos actualmente, se necesita ser ya casi un adivino del futuro inmediato para poder medir el desastre en que hemos llegado actualmente, así que aplaudo la iniciativa de la FCCPV y creo que es pertinente buscar otro mecanismo de medición y/o actualización de nuestros honorarios, esto es prioritario.

Estructura de costos adaptada a nuestra profesión

En nuestro día a día siempre estamos realizando estructuras de costos a cualquiera de nuestros clientes, pero cuantos de nosotros hemos hecho una estructura propia adaptada a nuestras necesidades y características, debemos aprender a realizar una adecuada estructura de costos, que de por sí es compleja y requiere tiempo y estudio, aunque usted no lo crea la estructura de costo de una firma es muy compleja, variada y depende de múltiples factores que en un momento dado puede ocasionar posibles pérdidas si no corregimos a tiempo una mala evaluación de nuestros costos.

Saludos cordiales  

Licenciados. Jonathan VargasGerardine RincónXavier VargasCarlos Polanco y Andy Oropeza 

En defensa de la profesión del CPC

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: Contenido protegido