bolívar

Fijación de precios en tiempos de hiperinflación en Venezuela

Fijar un precio en una economía hiperinflacionaria es un tanto difícil, por muchas razones, pero la principal es que no sabemos cómo se comportarán los costos de producción, comprar materia prima, pagar salarios, alquileres, servicios etc., constituyen un conjunto de una cifra conocida en el momento actual, pero dicha cifra será superior en un tiempo relativamente corto, además la magnitud del incremento de los costos es totalmente incierta.

Precio máximo de venta al público

Toda empresa venezolana debe procurar asegurar la rentabilidad e incluso la sostenibilidad de sus operaciones, para lograr este objetivo se podrían fijar los precios con base en un margen, que se calcularía a partir de los costos que se anticipan del producto o los resultados de inflación, precio de competidores directos u otra variable de referencia que nos permitan poder asegurar la sostenibilidad de nuestra empresa, pero como sabemos actualmente resulta difícil asegurar los precios de los insumos o (estimar estos precios correctamente), igualmente se hace cuesta arriba planificar compras con los niveles de incertidumbre que actualmente afectan al mercado venezolano, disponer de capital de trabajo para garantizar la procura de los insumos y cantidades adecuadas o incluso tener capacidad de almacenamiento para disponer de mercancía al momento de realizar una venta, son algunas de las grandes dificultades que atraviesan las empresas para poder fijar un precio máximo de venta al público, simplemente mientras continúe la hiperinflación y no desarrollemos nuestra economía, difícilmente se podrá estabilizar los precios de los bienes y servicios, como siempre los más afectados serán los ciudadanos y las empresas que realmente queremos y deseamos seguir invirtiendo en nuestro país.

Factores reales que intervienen en la fijación del precio de venta

Además de los costos normales que se incurren, debemos saber que existen múltiples variables que afectan la estructura de costos de las empresas, tales como los seguros de los vehículos que su costo es elevado en vista de la alta inseguridad a que se exponen los trasportistas en las vías de nuestro país, además las condiciones de infraestructura de las vías que están en sus peores condiciones, todo esto afectan los costos reales de las empresas, sin contar con el constante “matraqueo” de funcionarios policiales y militares que sin lugar a dudas impactan en la estabilidad del costo, este último es una pérdida absoluta para la empresa víctima de este sistema perverso llamado “matraqueo”, puesto que en ningún momento se podrá asumir dicha pérdida.

Poder adquisitivo de la unidad monetaria

Para poder recuperar la capacidad de compra de cualquier unidad monetaria, llámese como se llame, debemos saber que el desarrollo de nuestra industria y economía es fundamental, si en un país se importa el 80% de lo que se consume, siempre se va a depender de factores foráneos que afectaran la estabilidad de nuestra moneda y por ende su poder adquisitivo, es totalmente falso pretender que mediante decreto o ley a partir de X fecha, nuestra moneda será el mismo valor que el dólar, sino veamos el ejemplo de China y Rusia, llevan años tratando de independizarse de la influencia del dólar en sus economías y aún no lo han logrado conseguir, han caminado hacia ese objetivo pero todavía no lo han logrado, estos dos países son potencias económicas e industriales, por ende sería un error pretender que nuestro país «si lo puede lograr» con un sistema productivo e industrial incipiente, subdesarrollado o simplemente destruido como actualmente se encuentra nuestra industria venezolana, debemos primero desarrollar nuestra industria y progresivamente se irá recuperando el poder adquisitivo de nuestra moneda, quizás este proceso nos lleve unos cuantos años pero si no se empieza desde ya, lo más probable es que vivamos situaciones más dramáticas que las actuales.

En Resumen

Después de los anuncios económicos del presidente de la república en días pasados, han surgidos infinitas reacciones unos en contra y otras a favor, de nuestra parte sólo queda esperar el día 20 de agosto cuando se ejecute el proceso de reconversión y podamos observar la ejecución de las medidas antes anunciadas, solo ese día y en los posteriores veremos la verdadera cara del conjunto de este paquete de medidas, de resto sería especulación saludos    

 Licenciados. Jonathan VargasXavier Vargas, Carlos Polanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.