Los estados financieros constituyen una representación estructurada de la situación financiera y del rendimiento financiero de una entidad. El objetivo de los estados financieros es suministrar información acerca de la situación financiera de la empresa, su rendimiento y de sus flujos de efectivo, pero esa información debe cumplir ciertos parámetros que detallamos en este artículo.

Presentación razonable y cumplimiento de las NIIF

Los estados financieros presentados bajo las premisas de la norma internacional deberán presentar una situación financiera razonable y su rendimiento financiero, así como los flujos de efectivo de la entidad, en este aspecto la presentación razonable requiere que sea fidedigna y que represente la imagen fiel de las transacciones de cualquier entidad.

En economías hiperinflacionaria los estados financieros razonables son los ajustados por inflación,  ya que los mismos reflejan la situación real de la entidad, para la toma de decisiones de parte de la gerencia.

En la actualidad tenemos cuesta arriba la presentación razonable de los estados financieros de cualquier empresa nacional, debido a la falta de INPC legales, que nos permitan medir los efectos inflacionarios y reflejar el impacto de la inflación en nuestros estados financieros, existen mecanismos dentro de la norma internacional que pudiéramos implementar para lograr presentar y reflejar una imagen fiel en materia financiera distinto a la reexpresión, en este sentido debemos avanzar sobre este aspecto.

Hipótesis de negocio en marcha

Al momento de elaborar los estados financieros, la gerencia deberá evaluar la capacidad que tiene la entidad para continuar en funcionamiento. Una entidad elaborará los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha, a menos que la gerencia pretenda liquidar la entidad o cesar en su actividad, o bien no existe otra alternativa más realista que proceder de una de estas formas. Cuando la gerencia al momento de realizar su evaluación conoce de incertidumbres significativas relacionadas con sucesos o condiciones que pudieran arrojar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad de continuar como negocio en marcha, la entidad revelará esas incertidumbres. Cuando una entidad no prepare los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha, revelará este hecho, junto con las hipótesis sobre las que han sido elaborados y las razones por las que la entidad no se considera como un negocio en marcha.

En Venezuela si analizamos bien esta hipótesis podemos deducir rápidamente que en la gran mayoría de las empresas están fuera de la hipótesis de negocio en marcha, porque aunque estén generando “rentabilidad”, la misma se diluye rápidamente debido al proceso inflacionario que afecta la estabilidad de dichas empresas, hoy pueden estar 20 empresas funcionando pero dentro de una semana quizás entren en quiebra, en los actuales momentos existen grandes incertidumbres respecto al funcionamiento de dichas entidades y de los problemas inherentes a la falta de políticas claras en materia económica, en resumen es muy difícil y yo diría casi imposible en los actuales momentos poder asegurar que las empresas cumplan con esta hipótesis.

Base contable de acumulación (devengo)

Una entidad elaborará sus estados financieros, excepto en lo relacionado con la información sobre flujos de efectivo, utilizando la base contable de acumulación o devengo. Cuando se utiliza la base contable de acumulación o (devengo), una entidad reconocerá partidas como activos, pasivos, patrimonio, ingresos y gastos, cuando satisfagan las definiciones y criterios de reconocimiento previstos para tales elementos en el Marco Conceptual.

En el ámbito internacional es utilizada la palabra “devengar” en vez de “causar”, esta palabra devengar significa recibir o adquirir, es decir adquiero un derecho o una obligación, y en ese momento registro contablemente dicha transacción, debo precisar igualmente que al momento de adquirir ese derecho u obligación no necesariamente debe haberse cancelado la deuda o recibido el bien, simplemente se registra contablemente al momento de haberse producido el origen de la transacción.

En otro aspecto importante la norma en su idioma original el inglés utiliza la palabra “Accrual” que no es más que un tecnicismo, significa literalmente acumulación.

En el próximo articulo hablaremos sobre la materialidad o importancia relativa, otro punto importante que debemos manejar, saludos cordiales        

Licenciados. Jonathan VargasGerardine RincónXavier VargasCarlos Polanco y Andy Oropeza 

En defensa de la profesión del CPC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

error: Contenido protegido